viernes, 5 de septiembre de 2014

Husky adicto a las redes sociales



Amanece en Soria

—Inuki, mira que nubes más llamativas. El día no decide qué ponerse. ¿Un cielo azul? ¿Mejor anaranjado? Se prueba el rojo… Tampoco sabe si prefiere una nube rosa, una elegante neblina plateada o un sol radiante; esto de los complementos siempre ha sido difícil…, y mientras tanto, todas las nubes tiradas por el firmamento.

¿Tú crees que luego guardará las nubes, Inuki, o se las dejará por ahí, todo el día sin recoger? ¿Me estás escuchando, perro?


El husky va la suya sin hacerme ni caso, está demasiado ocupado oliendo los rastros. Husmea una farola, huele una esquina, luego una planta, después unos troncos, sigue con una madriguera de topillo, continúa con la puerta de la cochera de Ari, enseguida le llama la atención una piña roída con perfume de ardilla…




—Inuki, no me escuchas. ¡Estás tan enganchado a las redes sociales que te hablo y ni te enteras! ¿Qué pasa? El gato del barrio te ha dejado un e-mail  y estás leyendo y contestando, ¿no?  El zorro te manda un whatsapp y no vas a ser tan antipático de no responder, ¿verdad? El topillo ha actualizado el perfil de se Facebook y tienes que entrar a verlo. Ari te manda un SMS preguntando si te apetece juerga con ella y tú le dirás que SÍ en mayúsculas. Los corzos han subido a su blog el plano de una senda y no puedes desperdiciar la ocasión de recorrerla. El pony ha compartido un vídeo trotando por el prado y vas a dejarle un comentario. ¡Todo el camino igual; oliendo y marcando!




¡Perro, estás muy viciado! ¿Piensas contestar a todos? Te estás quedando deshidratado. No hace falta que levantes más la pata, ya no te sale ni una gota. Te has convertido en una especie nueva: el Canis Liofilizado.


Las redes sociales serán tu perdición, lo digo en serio; siguiendo whatsapps, siguiendo whatsapps, vas a salir de Soria y luego no sabrás volver.


Inuki, estás enganchado a las redes sociales.


¿Sigues ahí, topillo?


Ni gota. Ha terminado con todo: ha agotado la batería, ha colapsado la red, ha saturado el disco duro, ha desconfigurado la intranet… Es más peligroso que un hacker