sábado, 27 de septiembre de 2014

Inuki haciendo honor a su nombre



 


¡Hay tanto que hacer en Soria…! Inuki baja la cuesta a la carrerilla; excava excava excava un hoyo, atrapa hojas que arrastra el viento, escala por un terraplén, salta como si fuera una gacela, juega con el perro de nuestros vecinos, brinca de un margen al otro de las acequias, trota con su amigo el pony, saluda con unos ladridos a los terneros, arrastra tronquitos, caza topillos, pelea cuerpo a cuerpo con su dueña, vigila quién anda por el camino, amenaza a desconocidos que se acercan en la oscuridad, persigue a Kírara y la muerde en broma, habla a cuantos le dan conversación, husmea madrigueras, bebe agua de ríos cristalinos, nada en el lago, marca senderos, explora bosques, atraviesa prados corriendo, reconoce árboles, intenta trepar por un roble para alcanzar a una ardilla, sorprende al zorro, acecha a los corzos… en los pinares sorianos siempre hay algo interesante.


— ¡Qué perro más bonito! ¿Cómo se llama? —pregunta una niña.
—Inuki.
—Qué nombre tan original, ¿significa algo?
—No estoy segura. Se lo puso mi hija que es una amante de Japón. Creo que, en japonés, inu es perro y qi energía, pero todo junto…
—Entonces Inuki sería: perro lleno de energía o energía en forma de perro, ¿no?
—Es posible y si así fuera, sería de lo más adecuado porque, desde luego, hace honor a su nombre.

Los físicos han estudiado la energía nuclear, la mecánica, la calorífica, la electromagnética, la gravitatoria ¿y la perro? ¿Cuándo investigarán esta forma de energía que es Inuki?