domingo, 26 de octubre de 2014

Fantasía en setas





—Vamos a disfrutar un rato, Inuki, que los pinares de Soria ya se han llenado de setas y saldremos a buscar unas pocas.
El husky me mira atentamente, se estará preguntando qué clase de cosa es una seta.
— ¿No sabes qué son? pronto lo descubrirás. Eres pequeño y todavía tienes mucho que aprender, pero no te preocupes que yo te enseñaré, y como eres muy inteligente, llegarás a ser un perro todoterreno: experto en flora, en aves, en hongos, en estrellas, en fauna…

Al llegar al lindero del bosque el husky se detiene y olfatea el aire. El pinar huele a otoño, a hoja húmeda, a musgo, a setas. Enseguida descubro el primer níscalo asomando apenas bajo una manta de agujas de pino. Inuki lo inspecciona, pero no le interesa; él prefiere investigar los rastros de esta zona desconocida.
— ¡Vaya! No parece que te gusten lo más mínimo, pues yo los encuentro deliciosos;  fritos con ajo y perejil, en sopa o crema, guisados con cualquier carne, en paella o risotto, salteados con otras verduritas… Las posibilidades son casi infinitas, ¡hasta se preparan helados exquisitos!


De todas formas, lo más divertido es encontrarlas; no importa si son comestibles o no, a mí me gusta verlas simplemente porque alegran el bosque. El otoño lo ha decorado con setas de una sorprendente variedad: delicados boletus edulis para sibaritas, amanitas tóxicas para envenenar al Papa o a Claudio César, hongos residencia de pitufos, parasoles de elfos, setas verdes empleadas en pociones de brujería, rebozuelos de aroma afrutado, setas anticancerígenas…

Ahí está mi favorita; roja con pintas blancas como las setas de los cuentos de hadas o como  un farolillo rojo en mitad del bosque. La amanita muscaria es tan llamativa que Inuki también la ha visto y corre a investigarla. El corazón me da un vuelco.
— ¡Quieto, Inuki, tú ya estás bastante alocado, lo último que me faltaba es que probaras una seta alucinógena!

Amanita muscaria. Seta de cuento.


Seta amarillo limón para filtros de amor

Seta verde para pociones de brujería

Seta peluda. Kírara en la cesta de las setas.

Setas sociales. No pueden pasar sin reunirse con los amigos.