domingo, 21 de junio de 2015

Sorbete de flores de saúco - Helado de limón con jengibre



El domingo por la tarde es el momento de il dolce far niente, recostada en mi diván, la mirada perdida allá donde el pinar toca el cielo, apenas oigo de fondo Scheherazade de Rimsky Korsakov y es que los ojos se me cierran de sueño. 

Me despierto de la minisiesta perezosa, hace calor, y poco a poco, un antojo toma forma: me apetece algo frío. ¿Puedo concederme un capricho helado? Pues sí, ayer preparé un sorbete de flor de saúco y jengibre. Os explico cómo se elabora.



SORBETE DE FLORES DE SAÚCO Y JENGIBRE

En primavera toda Soria es un jardín, así que date un paseo. Ofrécele a un saúco unos litros de agua a cambio de una decena de flores y seguramente aceptará. 
Prepara una infusión con 600 ml de agua y déjala reposar durante una hora. Después, cuélala.
Prepara un almíbar con 150 ml de agua y 100 gr de azúcar.  
Añade jengibre rallado o piel de limón (solo la parte amarilla, la blanca amarga). Hierve cinco minutos a fuego medio.
Cuela y añade la infusión de saúco y el zumo de un limón.
Deja enfriar y hiela en heladera. Si no tienes heladera, introdúcelo en el congelador y cada cierto tiempo remueve la mezcla para que no se formen cristales de hielo.
Comentarios: Se me ocurre que el almíbar podría cambiarse por jarabe de arce o una miel de sabor delicado. La cantidad de jengibre y zumo de limón depende del gusto de cada uno, empieza poniendo poca cantidad y prueba. 


Helado de limón acompañado de tortita de dátiles y canela


¿Y SI NO TENGO FLOR DE SAÚCO?  Pues por mí no vas a quedarte sin helado para el domingo.

HELADO DE LIMÓN Y ALMENDRAS

Tuesta 45 gr de almendras fileteadas y déjalas enfriar.
Bate tres yemas de huevo con 175 gr de azúcar moreno.
Añade 200 gr de nata tibia a las yemas fuera del fuego, luego vuelve a calentar muy suavemente porque si alcanza más de 75 ºC, el huevo se cuajará.
Incorpora 225 gr de queso cremoso y remueve.
Mezcla 3 cucharadas de zumo de naranja y el zumo de un limón, su piel rallada y dos yogures naturales sin azúcar.
Cuando ya no esté caliente, introdúcelo en la nevera hasta que esté frío.
Antes de pasarlo a la heladera, añade las almendras fileteadas tostadas.


Y, ahora, a disfrutar que no es necesario ser productivo a todas horas, saber desconectar también es importante.


¡Ah, dolce far niente! El dulce placer de no hacer nada… solo saborear un helado.


Toda Soria es un jardín. Inuki junto al saúco.

Cómo distinguir los tres tipos de saúcos ibéricos. Para el sorbete debéis buscar Sambucus nigra.