jueves, 30 de julio de 2015

Inuki entre la vida y la muerte


De regreso a casa,  andábamos cerca de un murete de piedras amontonadas sin argamasa cuando una víbora de gran tamaño ha picado a Inuki en el hocico. Ni el husky ni nosotros la habíamos visto, y aunque nadie la ha atacado, se habrá sentido acorralada al no poder retroceder entre las piedras y ha mordido a Inuki al paso.


Picadura de víbora a la vista. La zona empieza a hincharse.

Lo hemos llevado inmediatamente a la clínica veterinaria, pero no existe antídoto para el veneno de víbora, solo pueden administrarle suero y un cóctel de medicamentos para intentar salvarlo. Se debate entre la vida y la muerte; la cara cada vez más hinchada, el veneno intentando paralizar y destruir tejidos de órganos vitales.

Tienen que transcurrir más de veinticuatro horas hasta que podamos considerarlo fuera de peligro. !Qué espera más larga!

Si se me muere Inuki, este blog se queda sin su protagonista.

Ánimo, Inuki, que la víbora solo es un bicho.