miércoles, 11 de mayo de 2016

Llanto por un joven pino



Estela y Sombra bajo el pino


—Mira, Estela, han cortado el pino de los gatitos. ¿Por qué? ¿Para qué?
—No lo sé, mamá. Ese árbol no molestaba a nadie y a Suly, Sombra y Perla les gustaba trepar por él. ¿Te acuerdas de que una vez hemos vimos una ardilla?
—Sí, la recuerdo. El pino era lo más bonito que tenía esta casa tan fea y decrépita. Me apena haberlo visto crecer durante diez años y, ahora, que ya tenía una buena altura para dar sombra, lo talan. Ignoro el motivo, solo espero que no haya sido por rencillas entre vecinos. 


Lo unico bonito era el pino, los laureles y la alfombra verde llena de margaritas

Hay quien va al bosque y solo ve leña para quemar. Es una visión de los árboles miserable, mezquina. No aprecian ni su belleza ni su importancia y, por ignorancia, los maltratan y los descuidan.
—Supongo que le importan muy poco a ese abuelo que va siempre con el bastón rompiendo todas las plantas y arrancando las ramas de los árboles.
—Todos los chopos que trasplantaron por el paseo de la Cañada Real tienen unas heridas tremendas ocasionadas por los desgarros de las ramas y muchos de ellos están debilitados, han enfermado y morirán.
—No es solo ese hombre, algunos chavales hicieron gamberradas durante las fiestas y partieron dos o tres.
—Es verdad. Entre eso y las podas criminales que les practican... Unos años atrás podaron los plátanos del camino de la ermita con tan poca destreza que aquello más que un saneamiento fue una ejecución. 

A esto ha quedado reducido el pino. Ahora solo se verá la chabola.

¿Sabes que hacen los árboles cuando llega el otoño? Trasladan todos los nutrientes de las hojas hasta las raíces y, solo cuando han terminado ese traslado, las hojas caen. Al llegar la primavera, los minerales vuelven a las ramas para crear nuevo follaje. Por este motivo hay que podar durante su descanso invernal, si se realiza fuera de tiempo, se perjudica la salud del árbol. Igual que si se corta más de la cuenta o con una mala inclinación.
— ¡Qué listos son los árboles!
—Sí, Estela, sí que lo son. Existen robles centenarios, olivos milenarios, secuoyas que alcanzan más de cien metros de altura. Tienen diferentes copas y diseño de hojas, unos son muy apreciados por sus flores, otros por sus frutos, de algunos se extraen medicamentos o se obtiene madera.
Estela se queda pensando en lo extraordinario de los árboles; en cambio, yo sigo preguntándome por qué demonios han cortado el pino y para qué. Se me ocurre que esta gente que corta pinos por cortar podría irse a vivir a Marte, aquello es un desierto y no hay plantas que molesten. 

Adiós querido pino