jueves, 6 de abril de 2017

Abejar sería más bonito si estuviera limpio


Google Maps me comunica que las fotografías que he subido de Abejar tienen más de 90.000 visitas y me invita a dejar reseñas. El blog y los vídeos de YouTube también acumulan un número considerable de visualizaciones. Son muchas visitas para un pueblo tan pequeño lo que significa que cualquiera que se plantea venir a Abejar ha investigado primero las imágenes de Internet.

Empecé este blog para promocionar Abejar y la vida rural en Soria, porque el pueblo se está quedando vacío, la farmacia se ha reducido a un botiquín de tardes, el colegio solo tiene una maestra y cada dos por tres está en peligro de cierre, han desaparecido bares, empresas y ganaderos, los jóvenes se van, los mayores mueren, los emigrantes regresan a sus países...

Me propuse explicar de forma amable y divertida lo ideal que resulta vivir aquí, y escogí al perro y a mi hija de protagonistas con toda la intención porque, sobre todo, faltan familias con niños. Sin juventud no hay futuro.



Fotografié Abejar y su entorno en los momentos en los que la imagen fuera más bonita por la luz, el color, el verdor, las flores, la nieve... y evité todo lo que resultara desagradable. He publicado cuatro vídeos de Abejar en YouTube.

Pero mis esfuerzos son inútiles si los abejareños no ponen algo de su parte. Cualquiera que haya visto mis fotografías y llegue a Abejar se quedará, al instante, decepcionado ante la porquería que hay por todas partes. Se lo escuché decir a una turista: «No sé dónde está el encanto rural, yo no lo veo por ninguna parte. Hay mierda tirada a cada lado de la calle» Y tenía razón, paseaba entre los restos de las casetas de las peñas y la basura abandonada de un año para otro.

Abejar pretende vivir del turismo rural y para eso debería ser más cuidadoso con la limpieza y cuidar la estética del pueblo. Quien viene al campo espera encontrar naturaleza. No es buena idea destrozar plantas y matar animales.

Echar herbicida mata a las plantas, y a los insectos que se alimentan de ellas. Poner veneno contra las hormigas o los topillos, mata a los pájaros, a los reptiles, a los zorros, a las águilas, a los gatos, etc. Además es ilegal. Matar ardillas, víboras, gatos monteses, águilas no es solo un delito, porque son especies protegidas, es que además es una tontería porque estos animales se alimentan de los topillos. Se cargan la solución al problema de las plagas y un recurso turístico inestimable.

Me pregunto por qué los matan. Solo puede ser por dos motivos: o ignorancia o mala fe. No digo que no haya ignorantes, pero en la actualidad todos estamos informados sobre estos temas, con lo cual debe de ser mala fe, desinterés, egoísmo.

Podría continuar escribiendo maravillas sobre Abejar, pero no me apetece, no vale la pena. Mientras siga teniendo la mierda de otros al lado de casa, dedicaré el tiempo a asuntos más interesantes. Al fin y al cabo, no tengo ni obligación ni necesidad de escribir este blog, tampoco de hacer reseñas en Google Maps.

Aquí os dejo el vídeo de la vergüenza. Las imágenes valen más que mil palabras.